domingo, 17 de febrero de 2019

COMO UTILIZAR EL PRENSATELAS DE 1/4 DE PULGADA

El prensatelas de 1/4 de pulgada es fundamental para los trabajos de patchwork.
En España no estamos muy acostumbrados a trabajar en pulgadas, pero una vez que te acostumbras es mucho más fácil y más preciso que trabajar en centímetros. 
Una de las ventajas, es que las pulgadas básicamente se dividen en medios, cuartos u octavos, así que sabiendo que tu margen de costura es de 1/4, te resulta muy sencillo calcular las medidas que necesitas cortar, añadiendo siempre 1/2 pulgada para tener incluido el margen de costura. 
Parecería sencillo también con los centímetros, sabiendo que habría que añadir 1,5 cm si nuestros prensatelas estándar miden unos 0.75 cm, pero la cosa se complica cuando queremos aplicar fórmulas establecidas para cortar o coser triángulos de cuadrados, vuelo de la oca, hexágonos, etc. En estos casos, trabajar con  pulgadas nos permitirá calcular con mucha precisión las medidas de nuestras piezas. Creo que extenderme en esto sería demasiado pesado, así que lo iré contando en futuros artículos y/o tutoriales.
El tutorial de hoy te ayudará a manejar tu prensatelas con facilidad. Además, si te fijas en las marcas que tiene, podrás dejar el mismo margen al final de tu pieza. Esto te resultará muy cómodo a la hora de coser piezas en punta, uniones en "Y" , y en todas esas ocasiones en las que tienes que parar de coser justo a 1/4 del borde de la tela. 
Creo que es más dificil de explicar que de enseñar, así que te dejo fotos y si te quedan dudas, te las intento resolver en los comentarios.





















Nos vemos pronto, ¡Gracias por visitarme!
PD: Las marcas de tu mesa también te harán la vida más fácil. Te lo conté aquí. ¿Lo has leído?

domingo, 10 de febrero de 2019

APROVECHA TU MÁQUINA: LAS MARCAS DE LA MESA

Seguimos con los trucos para aprovechar al máximo nuestra máquina, de nuevo recupero un post antiguo. Aunque las fotos son de mi Bernina, estoy segura de que casi todos los modelos tienen marcas en la mesa que te pueden ayudar. Actualmente mi mesa es blanca en vez de transparente pero el tutorial sirve igual.

Hoy me gustaría contaros un truquito que a mí me ahorra mucho tiempo. Lo hago siempre que tengo que coser a ambos lados de una diagonal o línea que tendría que haber dibujado previamente.... pero soy muy perezosa, y prefiero no perder el tiempo pintando "rayitas"... para eso está la "Harley", que tiene de todo... ¡Hasta la mesa sirve para algo más que para apoyarse!. 

Además, este truco te sirve para coser con un margen de 1/4" si no tienes el prensatelas. En el caso de que tu mesa no tenga estas marquitas, siempre puedes dibujarlas, midiendo desde la aguja (en posición central) hacia la derecha.
Espero que te sirva y que te ahorre tanto tiempo como a mí:








¡Gracias por visitarme!
¡Hasta pronto!

Auxi

domingo, 3 de febrero de 2019

APROVECHA TU MÁQUINA: MANTENIMIENTO BÁSICO

Recupero  un artículo de 2012 que os gustó bastante. Las fotos son de mi Bernina 440 pero creo que pueden servir de ayuda para las máquinas con canilla vertical. 

He pensado que el mantenimiento básico es el tema ideal para seguir con los artículos de la máquina de coser. Y es que para optimizar su rendimiento y aumentar la vida útil  son necesarios unos pequeños cuidados, basados principalmente en la limpieza y el engrasado.
Seguro que muchas de vosotras ya sabéis de sobra cómo y cuándo es necesario realizar estas tareas, pero yo, por si acaso, y aún a riesgo de resultar pesada y "marisabidilla", os lo cuento.

 ¿Cuándo? 


Como norma general y desde el sentido común, la limpieza como en todo, cuanto más, mejor. Pero tampoco se trata de andar desmontándola todos los días. Yo normalmente la limpio cada vez que empiezo un proyecto de los grandes (como una colcha), o cuando utilizo materiales que se despeluchan mucho, como la guata, la pana, terciopelo....
Ante la duda, y si hace tiempo que no lo haces, revisa por si acaso.

En cuanto al engrase, me encuentro con muchas personas que únicamente la engrasan cuando lo "pide", o sea, cuando nos sale el iconito de la aceitera en la pantalla. También me he encontrado con alguien que nunca la ha engrasado, ni sabe cómo se hace. Pienso que este es uno de los temas más importantes, con unos sencillos gestos lograremos que nuestra máquina vaya siempre como la "seda".
Yo no hago mucho caso a la aceitera de la pantalla, me fío más de mi oído; así que cuando oigo que mi máquina no suena igual o suena más de la cuenta, le pongo la gotita... y resuelto!!
Esto suele coincidir con lo que os he contado de la limpieza, normalmente siempre que empiezo un proyecto más o menos grande.
Aprovecho para confesar que soy un poco maniática de las agujas (ya hablaremos de esto) así que también entonces, la cambio por una nueva. (Ya no me sorprendo, ¡pero hay muuucha gente que sólo cambia las agujas cuando se rompen!..... vale, vale, llámame rarita, pero he empezado diciendo que soy una maniática)

¿Cómo?


Pues esto me parecía muy difícil de explicar, creo que una imagen vale más que mil palabras:
 (Antes, desenchufa tu máquina y retira el prensatelas para trabajar mejor)

Limpieza:









Engrasado:





















Después de engrasarla hay que hacerla girar un poco sin coser nada o utilizar una tela que no valga para que no se nos manche la labor
¡ Bien! ¡Ya tenemos nuestra máquina engrasada y limpita!

Ahora me gustaría contarte un par de consejos más que mejorarán la calidad de tus puntadas. Se trata de la colocación del hilo superior y de la canilla. Seguramente lo sabes ya, pero hay pesonas que enhebran la máquina arbitrariamente y es importante la posición del hilo:














Y...de momento, esto es todo... Ahora me sabe a poco, pero la verdad es que montar las fotos me ha llevado su tiempo...
 Me encantaría conocer tu opinión sobre este post, si te ha servido de ayuda la información o si ya te lo sabías todo. 
¡Hasta pronto!

domingo, 27 de enero de 2019

ENCUENTRA LA MÁQUINA DE COSER PERFECTA




Vas a pasar mucho tiempo con tu máquina de coser, te esperan muchos momentos de diversión y creatividad, así que es muy importante que elijas  bien para encontrarte lo más cómoda posible desde el principio.
Si como te recomendaba aquí te has dirigido a un establecimiento especializado y vas a optar por la mejor máquina que te puedas permitir, te darás cuenta de que hay un montón de opciones. El objetivo de esta guía es señalarte los 12 puntos más importantes (en mi humilde opinión) en los que debes fijarte durante tu compra.

1.-Tipo de máquina

Básicamente existen dos:
  • Mecánicas: Son las máquinas más básicas. Tienen un motor eléctrico que impulsa el movimiento. Pueden tener varios tipos de puntadas y funciones que se modifican mediante ruedas. Sus puntadas son menos precisas pero su funcionamiento suele ser fácil de aprender y requieren poco mantenimiento. Las recomendaría para principiantes o para personas que cosan esporádicamente. Son las más económicas pero si te gusta la costura, es posible que se te quede corta en poco tiempo y te apetezca optar por una electrónica.
  • Electrónicas y/o computerizadas : Son mucho más completas. Tienen un amplio rango de precio en función de la marca y el modelo. El número de puntadas suele ser mayor y de más calidad, la modificación de las características de las puntadas es más precisa. Su funcionamiento puede resultar un poco más complicado al principio pero son mucho más cómodas de utilizar. Requieren más mantenimiento. Por norma general, se pueden complementar con accesorios y prensatelas. Ideal para costureras algo más avanzadas o que la usen con bastante frecuencia.

2. Marca.

Hay muchas marcas en el mercado, yo no voy a recomendarte ninguna en particular, te invito a que pruebes varias hasta que encuentres la que mejor se adapte a tí. En este punto solo decirte que elijas una marca conocida, que lleve años de experiencia. Es importante que tenga modelos nuevos porque eso significa que invierte en innovación. También debes informarte del servicio técnico y de la posibilidad de reponer piezas y repuestos. Puedes hacer una búsqueda en internet para conocer las opiniones de otros usuarios. 

3. Motor.

Es muy importante en función del tiempo que cosas y de la velocidad que necesites. También influye en la capacidad que tiene la máquina a la hora de arrastrar las telas y de atravesar tejidos gruesos. Pregunta siempre por sus características y evita comprar una máquina con muchas puntadas pero poca potencia. Puede ser una buena idea llevar distintos tipos de telas para que te demuestren como se comportan los distintos modelos ante distintos tejidos y grosores.

4. Material.

El peso de la máquina te puede orientar sobre su calidad, un motor metálico siempre pesará más que uno de plástico, su vibración será menor y por tanto también su ruido. Las piezas metálicas resisten más al rozamiento que las de plástico y por tanto la vida de la máquina también será mayor.

5. Control de la velocidad.

Poder controlar la velocidad de la máquina según las necesidades de cada momento te puede facilitar mucho la vida incluso si eres una costurera experta. No sirve con controlarlo a través del pedal,  es muy interesante que tu máquina te ofrezca la opción de aumentar o disminuir la velocidad sin tener en cuenta la presión con la que pisas.

6.Número de puntadas.

Para mí no es lo más importante, creo que es un gran error guiarse solo por esto. Una máquina buena te ofrecerá muchas más de las que puedas utilizar, seguro.
Las puntadas que más utilizarás las traen la mayoría de las máquinas por básicas que sean, por tanto la puntada recta y de zig zag las tienes aseguradas. Puedes necesitar otras que también son interesantes según tu perfil, como la puntada elástica o el ojal automático. No cabe duda de que tener variedad de puntadas es bastante atractivo, pero no dejes que tu elección se base solo en esto, de nada te servirá poder hacer un montón de dibujitos si la calidad de la puntada no es la adecuada.
Como orientación y siempre según tu perfil, te hago una lista de las puntadas que creo más interesantes aparte de las que ya te he mencionado.:
  • Puntada invisible (para dobladillos, aplicaciones..)
  • Festón ( para aplicaciones, aunque se puede aplicar también con zig zag)
  • Overlock (para rematar costuras)
  • Puntada triple (para hacer costuras de refuerzo) 
La posibilidad de cambiar con precisión el largo y ancho de puntada es casi tan importante como la puntada en sí. Y tampoco perdería de vista la posibilidad de cambiar la posición de la aguja hacia la izquierda o hacia la derecha. En este sentido, las máquinas mecánicas suelen tener unos parámetros más rígidos, mientras que en las electrónicas, este rango suele ser mayor y por tanto puedes controlar mejor dónde quieres la costura.

7. Posición automática de la aguja.

Uno de mis imprescindibles es poder controlar dónde se queda la aguja cuando la máquina para. Lamentablemente, esto solo será posible en los modelos electrónicos. Parece una tontería pero que la aguja se quede clavada en la tela cuando sueltas el pedal te ahorra un montón de tiempo y de disgustos, si tienes que levantar el prensatelas durante la costura para cambiar de dirección del tejido, no te tendrás que preocupar de girar la rueda para clavar la aguja y así evitar que se mueva tu pieza.

8. "Brazo" de la máquina.

Esta es la distancia que hay desde la aguja hasta el cuerpo de la máquina, justo a la derecha, es el espacio que tienes para mover tu tejido. Por supuesto, a más distancia, más comodidad. Si dudas entre dos máquinas similares, siempre elije la que tenga más espacio para poder trabajar cómodamente.
Otro plus es la posibilidad de quitar la "mesa" y dejar el brazo libre para poder coser piezas en forma tubular, como puños o piernas de pantalones.

9. Posición de los "dientes"

Tener la posibilidad de retirar los dientes para que nuestra máquina no arrastre la tela  y podamos moverla libremente es fundamental a la hora de bordar o de hacer acolchado libre. En algunas máquinas se pueden tapar estos dientes poniendo una plaquita encima, pero siempre es más fácil con un simple botón que los retire automáticamente.

10.- Doble arrastre.

Algunos modelos lo tienen integrado, y otras traen un prensatelas. En cualquier caso, creo que es también un accesorio necesario tanto si haces patchwork como si coses tejidos de diferente espesor o calidad. El doble arrastre permite deslizar a la vez tanto el tejido superior como el inferior evitando descompensaciones al final de la costura o los odiados pliegues que aparecen cuando solo se desliza  la tela inferior (arrastrada por los dientes) y la superior se va quedando atrás.

11.- Prensatelas.

 Los que te recomiendo tener desde el principio (aparte del doble arrastre y el universal) son: el cuarto de pulgada (para mí es la medida ideal para las costuras), cremallera, dobladillo y ojal. Por supuesto, mientras más tengamos de serie, mejor, pero tampoco te olvides de investigar que otros son compatibles para poder adquirilos si los necesitas.

12.- Extras.

En esta lista te nombro algunas cosas, que sin ser imprescindibles suman puntos:

  • Rodillera: es un accesorio que no todas las marcas tienen pero que resulta muy útil. Te permite levantar el prensatelas sin usar las manos, accionando una palanca que mueves con la rodilla. Yo ya no puedo coser sin ella.
  • Enhebrador automático: enhebrar la aguja es lo que más harás cuando estés cosiendo a máquina, así que si tienes una herramienta que lo haga automáticamente, te alegrarás.
  • Ajuste automático de la tensión del hilo: casi todas las máquinas permiten hacerlo de manera manual, si lo hace la máquina por tí, siempre es mejor para asegurarte puntadas perfectas.
  • Portahilos vertical y horizontal: para que puedas elegir en cada momento según la bobina que utilices.
  • Cortador de hilos: siempre ayuda no tener que coger las tijeras y cortar el hilo cómodamente.

Seguro que me faltan cosas, pero he intentado resumir los aspectos que pueden ayudarte a decidir. Si crees que falta algo, deja un comentario para que podamos aprender entre todas.

¡Nos vemos la semana que viene!





domingo, 20 de enero de 2019

ANTES DE COMPRAR UNA MÁQUINA DE COSER...




Comprar una máquina de coser puede parecer sencillo pero con tanta variedad de marcas, modelos y precios en el mercado,  puede resultar un tanto complicado, sobre todo si es tu primera vez y no sabes muy bien qué necesitas ni qué debes buscar.

Intentaré explicar de manera general lo que debes plantearte antes de hacer la compra. No soy ninguna experta, me encantan las máquinas de coser y he impartido bastantes cursos para sacarles provecho, tal vez mi experiencia te sirva como orientación. No hablaré de marcas, modelos o precios, creo que cada una tiene que encontrar lo que mejor se adapte a lo que necesita.

Pero antes de empezar te daré el primer consejo y el más importante:






Por supuesto, puedes encontrar una máquina de coser en cualquier gran superficie, pero a no ser que tengas muy claro que quieres un modelo en concreto, no te lo recomiendo.

Por un lado, lo normal es que el personal no tenga los conocimientos necesarios para asesorarte. Seguramente te aconsejará en función del precio y el número de puntadas, pasando por alto otros aspectos más importantes que te contaré otro día.
Además, la oferta en cuanto a modelos disponibles será bastante limitada. En un establecimiento especializado tendrás muchísimas más oportunidades de encontrar la máquina que mejor se adapte a tí. La persona que te atienda sabrá en cinco minutos qué necesitas y qué estás buscando. Y lo más importante, siempre tendrás un servico técnico por si surge cualquier incidente y para llevar el mantenimiento de tu máquina de coser.
 Normalmente, en este tipo de locales se reparan y revisan máquinas de todo tipo, y esto aporta un conocimiento profundo de cada marca y modelo. Ellos saben que productos tienen mas averías,  mejores o peores piezas o motor y cual es el punto fuerte o débil de cada uno. 


Sigamos con el segundo consejo:



Supongo que antes de establecer tu presupuesto, habrás tenido en cuenta tus necesidades y tu perfil como costurera.  Me he encontrado personas con máquinas carísimas que solo las utilizan para costuras rectas y  jamás le han cambiado el prensatelas. Y viceversa, me he encontrado con alumnas con máquinas muy básicas que pretenden que respondan como una profesional. No estoy exagerando, esto pasa.
Por ello, tenemos que preguntarnos hasta donde queremos llegar con nuestra máquina. Es posible que solo queramos tenerla por si acaso, para coger un bajo, coser alguna cosa pequeña... o tal vez confeccionar unas cortinas, cojines, ect. Para ambos casos no necesitaríamos una máquina muy avanzada pero nos podemos encontrar con la sorpresa de que si optamos por la máquina más barata, no seamos capaces de coser la loneta de las cortinas ni el tejido vaquero de un pantalón, porque la máquina no puede con ello.
En el caso contrario, desaprovecharemos el modelo más avanzado de una marca si lo único que vamos a hacer es una costurita de vez en cuando. Además, si el modelo es muy grande,  la usaremos aún menos por no sacarla de su bolsa o caja, a no ser que tengamos un espacio apropiado para tener nuestra máquina preparada para coser.

Todo esto que parece tan obvio son situaciones reales que me he encontrado y que me dan bastante pena. Siempre es mejor comprar siendo realistas y teniendo en cuenta algo más que el precio. 
Cuando digo lo mejor que te puedas permitir no me refiero solo al presupuesto, sino también a la utilidad que le vayas a dar.
Si tu presupuesto es elevado, no tendrás ningún problema, podrás optar a lo que quieras aunque no lo necesites; pero si es ajustado, te recomiendo que valores la opción de comprar una buena máquina de segunda mano que esté en buen estado. Si preguntas a profesionales, seguramente encuentres algo bueno al mejor precio.


Siempre pon la calidad por encima del precio y acertarás, seguro.

Como última consideración, te diré que pienses en el futuro. No sabes que vas a necesitar, pero tampoco sería lógico adquirir todos los accesorios. Por eso, te invito a buscar modelos con posibilidades de mejora, con variedad de accesorios o prensatelas, por ejemplo.

No te recomiendo comprar la típica máquina super básica que venden en tiendas de muebles, podrás coser muy pocas cosas con ellas, su vida media no suele ser muy larga, las reparaciones no suelen merecer la pena, y al final gastarás el doble porque necesitarás comprarte otra.

Espero que estas reflexiones te ayuden en tu futura compra. Sé que se quedan muchas cosas en el tintero, así que estoy preparando otro artículo con una guía completa en la que te hablaré de aspectos más específicos de la máquina (tipos, partes, mecanismos...) Si te ha gustado el tema, o tienes alguna duda, deja un comentario e intentaré resolverla.

¡Nos vemos el próximo domingo!

Besos,

Image and video hosting by TinyPic

 Image and video hosting by TinyPic























             



domingo, 13 de enero de 2019

HABÍA UNA VEZ UN BLOG...



Hace mucho, mucho tiempo, allá por el 2006,  me regalé un blog el día de mi cumpleaños. 

Lo que iba a ser un pasatiempo pasajero duró hasta 2014, según la fecha de  la última entrada. Para entonces tenía un número digno de seguidor@s, pero la falta de tiempo y las exigencias cada vez mayores para intentar aportar contenido de calidad, me llevaron a abandonarlo. Sin más, sin despedidas...


Tal vez pensaba que era solo un "hasta luego", porque aunque tuve el dedo sobre la tecla "eliminar blog" más de una vez, nunca llegué a pulsarla. Me dio pena tirar tantas horas de trabajo a la papelera de reciclaje y lo dejé guardado en un cajón virtual.


Y fue así como un día empecé a releer lo que escribí tanto tiempo atrás y pensé que tal vez a alguien le puede interesar. Algunos temas están algo obsoletos pero estudiando las visitas y los comentarios me doy cuenta de que las mismas dudas se repiten una y otra vez a pesar del paso del tiempo. Si reeditando algunas publicaciones soy capaz de resolver alguna de esas dudas, me doy por satisfecha.


En mi intención de dar un giro de 180 grados a esta aventura, empecé por el nombre.
"Derecho con derecho" se convierte en la coletilla que más repito cuando hago, escribo o enseño algo relacionado con el patchwork o la costura.
A partir de este primer paso, intento reorganizar el blog poco a poco. Es un trabajo difícil porque todo me parece ya dicho, incluso esto que voy escribiendo lo he repetido antes.
Lo que realmente me impulsa a intentarlo con más ganas es el cosquilleo que producen los comentarios,  saber que de algún modo alguien se alegre de "verte".

Será como empezar un proyecto...
Elegir telas, Cortar trocitos...


¿Por qué no?

Empecemos, ya veremos hasta donde llegamos.


En mi última entrada de 2014 hacía una reflexión para aquellas personas que estaban pensando en comprarse una máquina de coser.

El próximo domingo te contaré mi opinión sobre los aspectos generales a tener en cuenta a la hora de buscar la máquina de coser adecuada para tí.

¿Te lo vas a perder?


Image and video hosting by TinyPic